Bétera

Camp de Túria

Su iniciación, como poblado ibérico, en el siglo V a. de C. situado en el Tos Pelat, en la línea que separa Bétera y Moncada. Éste poblado guerrero, al parecer, tenía relaciones con Edeta (la actual Lliria) a través de una vía de comunicación que atravesaba la población.

La larga romanización de estos iberos sobre el año 76 a. de C., que conformó una nueva población mezcla de elementos itálicos puros (los colonos romanos) con elementos romanizados (descendientes de los iberos). De hecho el topónimo Bétera parece provenir de los militares veteranus romanos asentados por aquella época en la población, de carácter agrícola y cazador.

En el siglo V, Bétera, con toda la comarca cae bajo el poder de los visigodos, aunque su influencia sobre la población es mínima.

En el siglo VIII, la población es conquistada por los árabes, convirtiéndose en una aljama compuesta por una alquería con un sistema defensivo a base de torres, entre ellas parte del actual castillo, independientes de la alquería y torre de Bofilla.