Bugarra

Los Serranos

En las cercanías de la fuente de La Hortezuela hubo un primer establecimiento de población, constatado al menos desde tiempos íberos hasta después de la reconquista de Jaime I. Una vez establecidos sus moradores en el emplazamiento actual, pasa a pertenecer a la Baronía de Pedralba y Bugarra.

Sus habitantes siguen siendo musulmanes y en el siglo XVI sirve la mezquita para el culto cristiano, obligado para sus antiguos fieles.

Con la drástica medida de expulsión de los moriscos a principios del siglo XVII queda Bugarra sin habitantes, a la espera de que lleguen los nuevos pobladores cristianos.

Con la desaparición del poder señorial en 1858, representado en Bugarra por los Sánchez de Calatayud, Condes del Real, se separan administrativamente las poblaciones de Bugarra y Pedralba.

Varias calles forman el eje de esta población con un trazado poco frecuente, de calles largas y estrechas, insinuando una cuadricula.Calle Ancha, calle del Medio y calle de Abajo, y en torno a ellas la iglesia y el “castillo”, quizás más bien una Casa del señor feudal construida en el siglo XVI de la que queda tan sólo una parte; remodelaciones posteriores hicieron desaparecer la zona de calabozos de la casona, posibemente al abrir la calle lateral que la separa del edificio del templo parroquial. Parece ser que estuvo siempre arrendada, ya que su dueño se alojaba en el castillo de Pedralba. Se la conocía como la Torre, seguramente porque sobresalía en altura del resto de las viviendas del entorno. En la actualidad es propiedad particular con una cuidada restauración, quedando al menos una parte bien conservada del edificio civil más importante de Bugarra.