El Consorcio Valencia Interior cierra en Utiel la ronda de reuniones con las mancomunidades para abordar la gestión de los residuos

6 febrero 2020

 El ente plantea el compostaje doméstico y comunitario como herramienta para poder llegar a los objetivos que marca la UE y el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana

El Consorcio Valencia Interior se ha reunido con los representantes de los municipios miembros de la Mancomunidad Tierra del Vino en la sede de la entidad, en Utiel, cerrando así la ronda de reuniones del ente con las mancomunidades, donde se han abordado diferentes cuestiones relativas a la gestión de los residuos.

En concreto, el presidente del ente supramunicipal y alcalde de Riba-Roja de Túria, Robert Raga, y el gerente Ángel Rodríguez, han puesto sobre la mesa en la reunión de Utiel la posibilidad de que los municipios se acojan al proyecto de compostaje doméstico y comunitario para poder llegar a los objetivos que marca el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana. Y es que la recogida selectiva de los biorresiduos es una cuestión obligatoria a la hora de cumplir con las cifras que marca el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana (PIR CV) que indica que se debe reciclar el 50% de los residuos domésticos en 2020.

“Para llegar a estos números, como bien sabéis, es necesaria la recogida selectiva de la materia orgánica para lo cual se requiere una planificación ordenada de la gestión de los residuos en vuestros Planes Locales de Residuos” señalaron los responsables del CVI, quienes añadieron que con la correcta gestión de los restos de poda y la introducción de la gestión separada de los biorresiduos “se pueden llegar a estas cifras de una manera muy eficiente”.

Durante el encuentro se abordó también la problemática que tienen los municipios en lo relativo a la recogida separada de envases ligeros y papel-cartón. Este servicio, encomendado al CVI por sus ayuntamientos en 2010 y financiado por Ecoembes, es la actividad que genera más problemas para los vecinos, lo cual motiva quejas de la ciudadanía y de los ayuntamientos porque la recogida resulta insuficiente.

Cabe destacar que la mayoría de los municipios mancomunados cuenta con diferentes pedanías que por el número de población, ni siquiera tienen contenedores para la recogida selectiva de estos materiales, con lo que los representantes municipales propusieron también que en lugar de que se asignen el número de contenedores por número de habitantes se destinasen de acuerdo a núcleos poblacionales.