Gátova

Camp de Túria

Durante la época de dominación árabe, Gátova sería una alquería denominada “Catava”, tal como aparece en el “Llibre de Repartiment” de Jaime I. Diversos autores señalan que el término Catava tendría origen preindoeuropeo (ibérico) y su significado sería el de “lugar abrupto, en pendiente”.

Tras la conquista de Valencia por Jaime I, éste dona las alquerías de Catava y Marinas a Pere Sancii de Maraymon, en asiento del “Llibre de Repartiment” con fecha 1 de septiembre de 1.238. Tres documentos fechados en 1275, 1277 y 1284 y firmados por el infante y posterior rey Pedro II de Aragón conceden franquicias a favor de las aldeas de Gatavar, Marines y Torres que son de Aaron Abinafia.

Por un documento de 1367 conocemos la venta del castillo y lugar de Olocau, lugares de Gátova, Marines, Torres y Olla, realizada por Cilia de Sentlliz, viuda de Mateo Mercer, a favor de D. Antonio de Vilaragut por 47.000 sueldos. A partir de este momento la familia Vilaragut detentará el señorío de todo el valle alto del Carraixet hasta la abolición de los señoríos en 1835. Gátova estuvo habitada por moriscos exclusivamente hasta 1610 y, tras su expulsión, el señor territorial concede la “Carta de Repoblación” de los lugares de Olocau, Marines y Gátova, asentándose en Gátova 11 familias, según la tradición de origen aragonés, que ocuparon las casas y trabajaron las tierras dejadas por los moriscos expulsados.