Gestalgar

Los Serranos

“Al pié de la falda del Alto Gaspar”, a 200 m. de altitud, se levanta Gestalgar, antiguo condado. Dadas las características del terreno está asentada apaisadamente a lo largo de la ladera de la citada colina presidiendo el emplazamiento los restos de un antiguo castillo de la época musulmana denominado “Castillo de Los Murones”.

Por los restos cerámicos y lápidas encontrados sabemos que estos lugares ya se encontraban poblados durante la dominación romana, aunque también se han localizado vestigios de un poblado de la Edad del Bronce en la Terrosa y de los Iberos en la zona de la Loma (al otro lado del río). De los tiempos de la romanización se conservan un molino y restos de una villa rústica y cerámicas.

En la época musulmana existió una alquería (varias casas de campo o masías próximas) y el castillo de “Los Murones” defendiendo su posición.

Tras la reconquista, Jaime I la donó en el año 1238 al caballero Rodrigo Ortiz, varios años después Gestalgar retornó a la corona, y esta vez, Jaime I la cedió a su tío Bernat Guillén d’Entença. Posteriormente, fue señor del lugar Baltasar de Monpalau, conde de l’Alcudia y Gestalgar, quien en 1611 otorgó carta de población, tras la expulsión de los moriscos, a Pablo Pereda y cuarenta moradores más, eximiéndoles de varios tributos. Todo ello se encuentra recogido en la ” Carta Puebla ” uno de los documentos mas importantes de la historia del lugar. En ella se establecen las condiciones de vida, así como las normas y relaciones entre los vasallos y sus señores, firmada por D. Baltasar de Mompalau por una parte y de los nuevos pobladores por otra, y según indica: “lo cual fue hecho en dicha baronía de Gestalgar el día 30 de mayo del año de la Natividad del Señor de 1611”. Así comienza la nueva etapa del municipio.