La Pobla de Vallbona

Camp de Túria

La primera noticia documental que tenemos de La Pobla de Benaguasil como entidad jurídica propia es la Carta Puebla del año 1382, otorgada a Fuero de Aragón por el Duque de Segorbe a una pequeña comunidad de cristianos que se había establecido de forma ya definitiva separada del núcleo viejo de Benaguasil.

El año 1401, el Papa Benedicto XIII cede las rentas de la parroquia de la Pobla en la cartuja de Portaceli y, en 1403, un decreto episcopal del obispo de Valencia fija la residencia del Rector parroquial en la Pobla.

Pobla de Vallbona presentaba 150 familias a finales del siglo XVI, pero la expulsión de los moriscos de los pueblos vecinos, en 1609, provocó traslados a las casas y tierras abandonadas y supuso una pérdida aproximada de 300 vecinos (48% de su población, según las series fiscales de 1606 y 1647). El mismo término quedó reducido a 70 familias en 1646 y 60 en 1713. La recuperación se retrasó hasta la segunda mitad del siglo XVIII y, en 1787, la población llegó a tener 1.324 habitantes.

Se dio durante aquella centuria una recuperación económica, gracias a las transformaciones agrícolas y la construcción de las masías -si bien es cierto que algunas ya existían. Estaban ligadas al capital rentista procedente de la ciudad y tenían buenas expectativas comerciales con el vino y otros productos agrícolas aptos para la exportación.

Esta expansión agrícola, que se prolongará hasta el siglo XIX, produce un aumento de la superficie cultivada que dobla la cantidad de las tierras explotadas de secano y de huertas irrigadas. Un aumento que en muchos casos necesita fuertes inversiones en maquinaria para elevar las aguas del Turia. Así, vemos como en 1845 la fundición de Bofill y Compañía de Valencia produce un ingenio de elevación con motor y noria para la Pobla de Vallbona.

A lo largo del siglo XIX, con el proceso de desamortización, se inicia el proceso de transferencia de la propiedad de la tierra hacia los explotadores más o menos directos, en un proceso largo y que no estará exento de dificultades jurídicas.