Losa del Obispo

Los Serranos

Losa del Obispo fue un pueblo nacido en la época de la Reconquista. Las primeras noticias documentales que de este pueblo se tienen como unidad municipal, datan del Rey D. Jaime I el conquistador, el cual hizo la donación de estas tierras, además de las de Chulilla y Villar del Arzobispo, a la dignidad Arzobispal de Valencia, con fecha de 12 de marzo de 1271, siendo su obispo D. Andrés Albalat.

En su origen, este municipio fue hasta 1795 aldea dependiente de la Baronía de Chulillla junto con Villar del Arzobispo, en este año se erigió en villa, aunque hasta el año 1811, se abolieron los señoríos jurisdiccionales, no fue villa separada de Chulilla realmente.

Por lo tanto la historia de Losa del Obispo está muy vinculada a la historia de Chulilla.

Pocas noticias tenemos sobre el origen de la población de Losa del Obispo. El topónimo Losa nos hace pensar en una calzada, en un camino que no es otro que el camino real que desde Valencia se dirigía a Chelva y el Rincón de Ademúz. La lejanía de los vecinos de Chulilla a sus tierras de cultivo, y la imposibilidad de construir nuevas viviendas en el casco urbano de Chulilla, explicaría que algunos vecinos de Chulilla y Villar se instalaran en Losa.

En 1539 el núcleo de población había crecido bastante como para que el Arzobispo de Valencia creara una nueva parroquia en Losa. Desde finales del siglo XVI la población no deja de incrementarse, llegando casi a igualar la de Chulilla a finales del siglo XVIII.

El crecimiento de la población y el hecho de que hubiera una importante clase de propietarios rurales dentro de la comunidad, es lo que explica el tesón con que los vecinos de losa defendieron su derecho a separarse de Chulilla, ya que era una comunidad sociológicamente madura y lo suficientemente desarrollada como para gobernarse por si sola.

La segregación de Losa del Obispo fue uno de los procesos de segregación municipal más complicados del siglo XVIII en el Reino de Valencia.

A lo largo del siglo XIX y principios del siglo XX la población sigue creciendo, hasta que en la décadas de los 40 y 50 se inicia el despoblamiento por inmigración a otras zonas, estabilizándose a partir de 1980 en torno a los 500 habitantes contando en la actualidad con una población de 600 personas aproximadamente.