Náquera

Camp de Túria

Los orígenes de Náquera se remontan a la prehistoria. Diferentes yacimientos arqueológicos nos muestran la evolución de la población. Los hallazgos más antiguos datan de la época paleolítica, aunque de esta época son hallazgos aislados, lo mismo que para la época neolítica. Ya en el bronce encontramos diferentes yacimientos de mayor importancia que confirman que la montaña de Náquera estaba habitada en este momento. Entre los diferentes yacimientos conservados, situamos los Yacimientos de los Trencalls, el del Montaspre, o el del Puntal del Moros entre otras y numerosos yacimientos de menor importancia. Aunque pueda parecer extraño, no se han encontrado yacimientos de origen ibérico, aunque había una teoría que situaba una necrópolis ibérica en la subida a la actual ermita, pero de este no nos ha llegado ningún vestigio por lo que se encuentran ante teoría sin confirmar. En época romana encontramos nuevos yacimientos. De esta época se han encontrado diversos vestigios en el núcleo urbano que podrían avalar la teoría de que el núcleo de población actual surge ya en época romana.

Otra teoría sobre el origen de población actual, el en época islámica. Esta época es una gran desconocida para la historia de la población. De la Náquera islámica se sabe antes poco. Se desconoce cuál era su régimen económico, y social. Se supone que Náquera se basaba en una agricultura de secano con pequeñas huertas de regadío y de árboles frutales. Se podría decir que los habitantes de Náquera eran propietarios de pequeños terrenos y que no dependían de ningún señor, por lo que tenían que pagar impuestos directamente al estado. Lo que si está claro, es que Náquera era una alquería de pequeñas dimensiones, no más de 40 casas. De época islámica no han quedado restos, excepto un cementerio islámico situado en el actual paseo de la Delicias y que se ha ido arrasando casi por completo conforme se ha ido construido en esta zona.