Vilamarxant

Camp de Túria

La historia de sus orígenes está unida a la del río. Se tiene constancia de pobladores en los márgenes del Túria desde la época del Bronce; fenicios; y romanos. Se hallaron tumbas fenicias, un túmulo semproniano con inscripción romana del siglo I o II, además de otros vestigios romanos que son más abundantes.

Los romanos construyeron acueductos, que tenían mucha importancia para la agricultura y la población y aún existen restos de éstos. La colina donde se asienta el castillo árabe era el lugar idóneo en el siglo I para los trabajadores esclavos y guardia que construían los acueductos romanos, por ser lugar protegido por la naturaleza.

El castillo, la mezquita y la casa de Cadí se alzaron en la época islámica y el cementerio morisco apareció en la calle Valencia. Existían pasajes subterráneos que se abarcaban desde la calle de la Señoría a la de Judea. La mezquita estaba comunicada con el castillo mediante un corredor.

La primera noticia como Vilamarxant aparece con el nombre de Villamargén; en 1238 como Vilamerxant, donada por Jaime I a Pedro Cornel; y más tarde a Ximén Pérez de Arenós. En 1335 pasa a Blas Maça de Verga y posteriormente a las familias de Montcada y Villalba. Lugar de señorío que acabó en la casa Ducal de Gandía.